Que tiemblen Edgar Allan Poe, Julio Cortázar, Jorge Luis Borges... pues ya están aquí los "relatistas" del futuro.

Desde un rincón de Vallecas, derrochando creatividad mientras buscan su estilo, tengo a bien presentarles estas pequeñas joyas literarias. ¿Quién sabe si será el comienzo de algún gran escritor?

Mientras salimos de dudas estos jóvenes "cuentistas" continuarán sacándole punta al lápiz.

miércoles, 25 de marzo de 2015

LA NIÑA QUE SE ENCARIÑO CON LOS GATOS

En una ciudad oscura vivía una niña llamada Carla, que era una chica grosera, maleducada…

Cada vez que paseaba por aquellas calles se encontraba en un callejón unos gatos sucios, negros y vagabundos que comían de la basura. Los gatos miraron a aquella niña y vieron que estaba sola y triste. Aquella chica no tenía ni un amigo, por eso siempre estaba sola. Los gatos se acercaron a ella para que estuviera acompañada.

Carla, cuando vio que los gatos se acercaban a ella, se alejó de ellos pero por mucho que huyera estos siempre la seguían. Carla se cansó de ellos, incluso llegó a tener miedo, pero al ver sus caras no parecía que quisieran hacerle nada, así que carla cogió un trozo de pan y se lo dio a cada uno.

De tanto seguirla Carla se encariño con cada uno de los gatos y entonces se hizo muy amiga de ellos.

Carla era muy feliz. Un día estaba con sus amigos los gatos paseando por el parque, donde no había nadie. Ella corría a lo largo, llevando a los gatos a su vera. Estos la rodearon. Carla puso una sonrisa y desde entonces vivió feliz.