Que tiemblen Edgar Allan Poe, Julio Cortázar, Jorge Luis Borges... pues ya están aquí los "relatistas" del futuro.

Desde un rincón de Vallecas, derrochando creatividad mientras buscan su estilo, tengo a bien presentarles estas pequeñas joyas literarias. ¿Quién sabe si será el comienzo de algún gran escritor?

Mientras salimos de dudas estos jóvenes "cuentistas" continuarán sacándole punta al lápiz.

jueves, 23 de abril de 2015

NIEVECALIPSIS

Hace muchos años, en Navidad, unos científicos estaban elaborando una poción para que los muñecos de nieve no se descongelaran en Navidad, pero uno de los científicos era malvado, así que también elaboró una poción a escondidas para darle vida a los muñecos de nieve y que fueran malvados. Echo un poco de la poción de los otros científicos.

Después de unos días, en las noticias dijeron que en un laboratorio surgió un imprevisto y veinticuatro personas murieron de hipotermia.

Un día después una pareja salio a la calle a pasear, pero no encontraban a nadie en la calle. Se sentaron en un banco y vieron un muñeco de nieve. Iban a echarse una foto cuando el novio de la chica se quedó congelado. La chica se fue corriendo a una casa, pero era imposible escapar y de repente… se derritió. La chica respirando rápidamente, vio un rostro blanco detrás del muñeco de nieve y encontró a un hombre de piel blanca, con algunas heridas.

-Me llamo Steve ¿tú cómo te llamas?- Le preguntó.

-Me llamo Caroline.- dijo la chica asustada.

Steven dijo que Caroline le siguiera para ir al refugio.

Unos minutos después veían a los lados las casas adornadas con luces.
Avanzaron por la carretera y encontraron una manada de lobos de nieve. Estos corrieron hacia Steven y Caroline y de repente apareció un chico desconocido que mató a los lobos con un lanzallamas. Vieron derretirse a a los lobos, y preguntaron al chico desconocido como se llamaba.

-Me llamo Fernando, os he estado espiando todo el rato.- Dijo el chico desconocido.

Avanzaron más y llegaron al refugio y entraron. Encontraron a varias personas hablando del plan que iban a hacer para destruir a los muñecos de nieve. El capitán les dijo que fuesen con ellos para decirles una cosa muy importante. Le siguieron y el capitán les dijo que tenían que ir a por un material muy importante para su arma secreta: mercurio.

Fueron de camino y todo estaba muy tranquilo. Cuando sus defensas estaban bajas muchos muñecos de nieve les tendieron una emboscada. Steven y Caroline se metieron en una casa e iban por los jardines y llegaron al laboratorio donde estaba el mercurio. Pero era difícil entrar porque había trampas. Tiraron una piedra para activarla y cayeron pinchos congelados. Luego cogieron el mercurio y se fueron del laboratorio hasta el refugio y le dieron el mercurio al capitán. Lo echó en el lanzallamas gigante y salieron a la calle. Salieron todos los muñecos de nieve y fueron a por ellos. Dispararon y derritieron a los muñecos de nieve.

miércoles, 22 de abril de 2015

LOS TRES LOBOS SOLITARIOS


Narrador: Había una vez tres lobos. Uno se llamaba Lodi, otro Lobby y el último, el más mono, se llama Grimm. Cuando ya eran adultos hicieron una banda llamada “Los tres lobos solitarios”, que robaba bancos y, algo peor, robaban niños.

Lodi: (con emoción) ¿Qué vamos a robar?

Lobby: Vamos a robar el banco de Puerto Rico.

Grimm:(con entusiasmo) ¿Cuál es el plan?

Lodi: Me tomas el pelo, Lodi cuéntale el plan.

Lobby: De acuerdo.

Lobby: Este es el plan. Cogemos una camioneta lo ponemos al frente. Tendremos armas, vamos al banco cogemos, el dinero que podamos y nos vamos con una camioneta.

Lodi: Buena idea.

Lobby: Grimm coge la camioneta nos vamos a Puerto Rico.

Narrador: Y una vez estando en Puerto Rico, fueron al mejor banco de todos los bancos, pusieron la camioneta frente de el banco, entraron al banco, cogieron el dinero que podían.

Lodi: Grimm ¿ya tienes el dinero?

Grimm: Si lo tengo vámonos.

Lodi: Eso ya esta hecho.

(Vino la policía)

Lodi: Yo les entretengo, tú vete con la camioneta y con el dinero.

Grimm: Vale. (Ya estando en el coche) Lodi date prisa.

Narrador: Y de repente una bala de un policía le dio en el hombro derecho a Lodi.

Grimm: (Intentando correr hacia él para salvarle) Lodi (Llorando)

Lodi: (Con mucho dolor) iros rápido, yo los entretengo, vosotros solo iros y si no vuelvo a casa os quiero hermanos.

Grimm: (Saliendo del coche llorando intentando correr lo más fuerte posible) Lodi.

Lobby: (Le cogió de la mano y se lo llevó) vamos Grimm tenemos que irnos la policía nos están rodeando.

Grimm: vale.

Narrador – y se fueron tristemente. A los diez años ellos seguían recordando al pobre Lobby, eso si, están muy arrepentidos por lo que hicieron y jamás volvieron a robar.